Cómo las grandes marcas nos engañan para que compremos su chocolate



Bares, bombones, golosinas, chocolate caliente, cacao en polvo, chips para hornear, plumas de cacao. En todas sus formas, el chocolate es un producto muy vendido en la época navideña. En consecuencia, las empresas chocolateras se dedican por completo a sus estrategias de publicidad y marketing. Estamos rodeados de anuncios de televisión, paquetes festivos y eventos promocionales y nos alimentamos de boletines diarios, banners publicitarios y colocación de productos.

No hay escapatoria. Ya sea para los demás o para nosotros mismos, todos vamos a comprar algún tipo de chocolate para Navidad. Pero, ¿cómo elegir lo que vale nuestro dinero?

Si no nos importa la calidad y sólo buscamos que el chocolate se coma sin pensar, no hay necesidad de prestar mucha atención. Pero en caso de que queramos chocolate de alta calidad, debemos mantener el cerebro activo y los ojos bien abiertos. Porque las grandes marcas lo están intentando TODO para hacernos creer que su chocolate es de alta calidad (lo que a menudo no es el caso).

Para evitar caer en sus trampas de marketing, debemos ser conscientes de las tácticas y técnicas que están utilizando. He aquí cómo las grandes marcas nos engañan para que compremos su chocolate basura:

1. Escriben los países de origen en sus productos.


Hace un par de años, sólo el chocolate artesanal llevaba el nombre de los países de origen en su envase. Haciendo chocolate con granos de cacao, los artesanos se preocupaban por especificar de dónde provenía ese sabroso cacao. En 2018, las grandes marcas de chocolate han adquirido el mismo hábito.

Ahora países como Ecuador, Perú, Venezuela y Colombia están escritos en las barras de chocolate de las marcas más comerciales. Desafortunadamente, el origen de un producto no garantiza su calidad. Porque no todo el vino hecho en Italia o el queso hecho en Francia vale la pena, lo mismo ocurre con el chocolate y el origen de su cacao. El país de origen sólo nos da una información adicional, pero no está ni mucho menos cerca de ser una garantía de calidad.

2. Muestran fotos de agricultores y árboles de cacao.


Para demostrar transparencia y trazabilidad, las grandes marcas han comenzado a incluir insistentemente fotos de agricultores, árboles de cacao y vainas de cacao en su material promocional. Sus sitios web están ahora llenos de fotos "de la granja". Ellos hablan más en los medios sociales sobre el proceso del frijol a la barra, mostrando fotos de árboles de cacao y vainas. A veces incluso sus productos incluyen fotos que explican de dónde proviene su cacao y dan crédito a los agricultores.

Estas imágenes definitivamente tienen un impacto en los consumidores de chocolate. Evocan una mezcla de buenos sentimientos: transparencia, humanidad, naturaleza, exotismo, belleza. Pero al final del día estas son sólo buenas fotos, nada más y nada menos. Han sido ingeniosamente colocados allí para crear un sentido de confianza y transparencia hacia la marca. Especialmente ahora que está tan de moda mostrar estas fotos, las grandes compañías simplemente se han subido al carro. La realidad de sus proveedores de cacao a menudo no tiene nada que ver con los agricultores sonrientes y las coloridas vainas de cacao.


3. Afirman estar usando ingredientes simples.


Las listas de ingredientes en el chocolate comercial han comenzado a acortarse. Los consumidores son más conscientes y atentos que nunca cuando compran alimentos. Buscan productos simples y limpios que no perjudiquen su salud. En consecuencia, incluso las grandes marcas han reducido la cantidad de "chatarra" que ponen en su chocolate.

"Sin aceite de palma", "menos azúcar" y "sin conservantes" son sólo algunas de las afirmaciones que ponen en sus envases para atraer a los consumidores preocupados por la salud. Además, cuando su lista de ingredientes comienza a encogerse, se vuelve más similar a la que se encuentra normalmente en los productos de chocolate fino/artesanal, difuminando la diferencia entre las dos categorías de productos. Pero los consumidores deben ser conscientes de ello: esto no significa que los pocos ingredientes utilizados sean de alta calidad. Aunque una barra de chocolate sólo diga "cacao y azúcar" como ingredientes, esto no implica que esos dos ingredientes provengan de fuentes confiables y confiables. Una lista corta de ingredientes no siempre significa mejores ingredientes.

4. Utilizan palabras como "hecho a mano" y "artesanal".


¿Cómo puede una marca que distribuye sus productos en más de 100 países hacer algo hecho a mano, a mano o de forma artesanal? Estos son algunos de los términos más abusados en la industria del chocolate. Este tipo de chocolate podría haber sido artesanal o hecho a mano cuando la empresa inició su actividad en 1825 o 1930. Pero si ahora se encuentra en todas las cadenas alimenticias importantes del mundo y sirve a millones de chocolateros, puede apostar a que no hay que rellenar a mano ni templar el mármol.

Las grandes marcas utilizan estos términos en sus envases porque a los consumidores les encanta pensar que están comprando algo especial. Les gusta creer que había un hábil chocolatero entre bastidores que cuidaba especialmente esos productos. Desafortunadamente, lo más cercano a un humano que la mayoría de los bombones de los supermercados han visto es probablemente el controlador de la máquina.

5. Presumen de sus certificaciones.


Los consumidores de chocolate siguen cometiendo el error de asociar las certificaciones a la calidad. Orgánico, Comercio Justo, Libre de Gluten, Vegano, Corporación B, Rainforest Alliance. Cuando estas pegatinas se encuentran en los productos de chocolate, los consumidores se vuelven locos por el "valor añadido". Pero hay dos aspectos a considerar.

En primer lugar, estas certificaciones añaden valor sólo en su área de especialización. Orgánico significa producido sin el uso de fertilizantes químicos, pesticidas u otros químicos artificiales. Excelente para el medio ambiente y la seguridad de la materia prima. Pero eso no significa que el cacao cosechado fuera de buena calidad o sabor. El Comercio Justo Fairtrade significa que algunas prácticas éticas fueron puestas en práctica para cuidar a los agricultores financieramente. Excelente para el sustento de los agricultores, pero de nuevo esto no tiene nada que ver con la calidad del producto final. Lo mismo ocurre con el resto de las certificaciones.

En segundo lugar, están ocurriendo muchas cosas entre bastidores de estas certificaciones que los consumidores no conocen. Desde los agricultores que tratan con una increíble cantidad de burocracia hasta las cooperativas corruptas, no es el oro lo que brilla.

6. Envuelven su chocolate en embalajes de lujo.


Como consumidores de chocolate, nos atraen los diseños bonitos, las envolturas brillantes y los adornos coloridos. Primero comemos con los ojos, y las grandes marcas lo saben bien. Es durante las vacaciones de Navidad cuando las empresas ponen más esfuerzo en vestir su chocolate. Innumerables paquetes de regalo invaden las tiendas minoristas con sus vibrantes colores oro, plata, rojo y azul.

No hay nada de malo en dar brillo a los productos navideños. Sin embargo, debemos recordar que no debemos dejarnos cegar por toda esta chispa y seguir buscando la información importante. Una vez que pasamos la barrera de los colores brillantes, debemos dar la vuelta al paquete y mirar los factores más importantes como los ingredientes, el precio, el lugar de producción, el origen de las materias primas y así sucesivamente. En algunos de estos productos comerciales, el empaquetado de lujo cuesta irónicamente más que el producto de adentro. Prestemos atención!

Las trampas del marketing

 

Las estrategias para hacer que un producto parezca de alta calidad son muchas y diversificadas. Para defendernos como consumidores de chocolate y evitar caer en trampas de marketing, podemos contrarrestar con inteligencia. En lugar de creer en historias fascinantes y marcas inteligentes, aquí hay algunos elementos más objetivos que podemos ver y acciones que podemos tomar:

    INGREDIENTES. Las grandes marcas no pueden usar muchos trucos cuando se trata de la lista de ingredientes. Lo que sea que esté dentro de ese chocolate, se verá aquí, y será una importante indicación de su calidad.
    PRECIO. El viejo dicho "se obtiene lo que se paga" nunca pasará de moda. Algunos productos en el mercado pueden estar sobrevaluados, pero por el contrario, no hay manera de que un producto barato pueda ser de alta calidad, sin importar la fantasía de sus envases.
    CATA. Al final del día, queremos comprar el chocolate que nos gusta. Si tiene la oportunidad, pruebe el producto antes de comprarlo. Pida muestras o pida la opinión de personas que ya han probado ese producto anteriormente.
    INVESTIGACIÓN. Póngase el sombrero de detective y haga su propia investigación sobre la compañía a la que está pensando comprar. Usted puede ver su sitio web y las cuentas de los medios de comunicación social para obtener información importante y tener una idea de su nivel de transparencia.
    PREGUNTAS. Comunicarse directamente con una marca es incluso mejor que escuchar rumores y críticas. Intente enviar un mensaje directamente a la compañía y pregunte por los ingredientes, orígenes y cualquier cosa de la que tenga dudas. Las empresas que no tienen nada que ocultar le darán con gusto una respuesta.


https://www.dechocolate.store

Comments